Translate

Seguidores

domingo, 28 de agosto de 2016

¿Guardar la ropa de los niños?

Hola a todos!

Dos años después... si, dos años después. No quiero empezar a decir que si me he ausentado... que si he estado ocupada... que si ahora empezaré a escribir más... NO. Porque diga lo que diga luego siempre acabaré haciendo otra cosa.

Peeeeeeeeeeeero... Si queréis os pongo un poco al día:
  • Voy a empezar mi último año de carrera (¡por fin!)
  • En Febrero me voy a convertir en tía (gracias a la cuñi)
  • Dentro de poco no me van a entrar los trastos en casa.
Y de este último punto quería hablar hoy. ¿Os gusta guardar todo por si acaso? A mí por lo que estoy viendo sí.

Mi madre es fanática de las compras en rebajas y es algo que poco a poco me está pegando. ¿Cómo lo hacemos? Pues a finales de rebajas (por ejemplo, ahora lo hacemos con las rebajas de verano) nos vamos a las tiendas y compramos todo lo que vemos para el año que viene. Por ejemplo: Amanda tiene ahora 4 años (5 años en junio de 2017), el otro día estuvimos en Zara y compramos como 10 camisetas de manga corta a 1,99 € cada una. ¡Quién se puede resistir a algo así! Y así hacemos con la ropa de los dos niños. Está claro que siempre acabas necesitando algo de última hora, no pasa nada, vas a la tienda y lo compras. Pero todas esas cosas básicas que sabes que un niño va a necesitar: camisetas, pantalones, sudaderas... pues lo compramos con un año de antelación. Por ahora hemos acertado en comprar bien todas las tallas... pero lo malo es que a veces hemos comprado más de lo que en realidad necesitaban... ¿Y qué hago ahora con todo? Otro problema: mis hijos cuidan muy bien la ropa, casi no tiro nada de lo que les queda pequeño (ni agujeros en las rodillas, ni en las mangas...) 

Tengo toda la ropa guardada, no quiero desprenderme de ella. Pues bien... ¿Cómo vas a guardar todo Julia? 

Cuando empecé a guardar la ropa de Hugo fue en esas bolsas enormes de los bazares a cuadros rojos o azules. Al principio iba todo bien, hasta que tuve como 6 bolsas unas encima de otras. Se estallaban, se caían, se resbalaban... un desastre. Mi (de mi madre, nosotros no tenemos) trastero se volvió pequeño e inaccesible. El mal humor se respiraba en el ambiente...

Hace un año trasladamos mucha de la ropa al pueblo, y bueno, el ambiente en casa se mejoró un poco. 
  • Poco porque ahora no nos gustaba como lo habíamos guardado en el pueblo. 
  • Poco porque había ropa de la misma edad en mi casa, en la de mi madre y en el pueblo (falta de coordinación)
  • Poco porque Amanda crece y sigue estando bien la ropa como para tirarla (más ropa a guardar)
El caso es que compre unas cajas de plástico (enormes) para guardar los adornos de Halloween y Navidad (que esa es otra... puedo hacer otra entrada enseñando mis trastos de fiestas...) y pensé que la ropa estaría genial guardada en esas cajas. 

!Y estaba en lo cierto! ¿Queréis verlo?



Aquí están mis super cajas. Puedo decir que las tres juntas son más altas que yo (ejem...). Y aquí se acaban todos los problemas de almacenaje. Ni se estallan, ni se resbalan, ni se caen. Estoy super contenta. 

Total... solo he necesitado 9 años para poder decir que ahora la ropa está colocada. 

Y hasta aquí por hoy. Ya me he quedado tranquila al soltarlo todo jejejeje.

Un fuerte beso!

Juliette. 

2 comentarios:

  1. Qué bien!! nosotros igual, guardamos en tuppers porque sino es un desorden total.

    Por cierto, tengo un sorteo activo por si te interesa.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Por alguna razón no se me notifican los comentarios. Me pasaré por tu blog ;)
      ¡Un saludo!

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario!