Translate

Seguidores

domingo, 24 de junio de 2012

3 semanas de vida

       (leer con voz de "Embarazada a los 16")

No me puedo creer que lleve ya 3 semanas sin tiempo libre, sin dormir de seguido toda la noche, sin ver mis programas de televisión favoritos sin interrupciones... 3 semanas... y parece que fue ayer!

Parece que fue ayer (aunque fue el 3 de junio) cuando me apeteció comerme un kebab con los amigos aunque sabía que luego tardaría mucho en hacer la digestión y con un bebé de 41 semanas aquello iba a ser como una explosión pero me dije:

 "Venga Julia! Que por un día... si ya son las 3 de la tarde y te encuentras genial! ¿Cómo te vas a poner de parto hoy? Si te lo comes despacito te sentará genial!"

Así que yo toda chula me comí el kebab, que me supo riquiiisimo, y felizmente me fui a casa de mi madre que es donde estábamos pasando el fin de semana. Como ya suponía el kebab estaba tardando en ser digerido y me empapucé de agua toda la tarde. A las 19:00 horas de la tarde estaba yo en el sofá leyendo una revista y esperando a que mi estómago volviese a su estado natural cuando de repente note un crack dentro de mi tripa y algo se me escapó por debajo. ¿Qué había sido eso? Me levanté pegando un salto y noté que seguía echando líquido.  

¡HABÍA ROTO AGUAS! 

Mi madre me acompañó al baño mientras mi tía se quedaba en el salón con Hugo (que no se había enterado de nada ¬¬) Rápido llamé a Borja que estaba trabajando para que viniera a buscarme. Mientras tanto yo me estaba asustando ya que no me dolía nada y ya pensaba en la oxitocina, en las interminables horas de dolor tumbada en la cama... cuando empecé a tener contracciones, muy suavecitas pero sin duda eran contracciones.

A las 20:00 horas entraba por la puerta del hospital y las contracciones ya se hacían de notar bastante bien. Yo seguía expulsando el líquido y menuda sensación el no poder controlarlo! Me hicieron unos registros para ver si estaba de parto o no, yo estaba de 2 cm pero tenían que asegurarse de que el proceso había comenzado. No tardaron mucho en ver que si que estaba de parto y me llevaron a la sala donde vería a mi bebé. La sala era chulisima, muy grande y tenía de todo para el nacimiento (la incubadora, las lámparas, material...) 




Me dejaron tranquila para poder acomodarme, las contracciones ya me dolían bastante pero el estar de pie y poder moverme por la habitación me ayudó mucho a pasar el tiempo. Eso y que Borja no paraba de distraerme, hasta me hizo un vídeo mientras tenía una contracción (malo malo...)

Las matronas fueron encantadoras, tan dulces que cuando estaban conmigo explorándome me hacían masajitos en las piernas cuando tenía las contracciones para aliviarme el dolor. Además estábamos haciendo apuestas para ver si nacía el día 3 o el 4 ya que el parto estaba yendo bastante rápido.

No pasó mucho tiempo ya que a las 21:00 horas entraron a verme y estaba de 4 cm así que llamaron al anestesista y empezaron a prepararme cogiéndome la vía y limpiándome para la epidural. Con la epidural puesta ya solo tocaba esperar. Fue divertido (claro, sin dolor...) pero nos fijamos que en la pantalla había muchas monitorizaciones y descubrimos que reflejaban las de todas las mujeres que estuvieran en las salas de dilatación así que nos entretuvimos viendo a las demás y comentando: "Uy esa no tiene las contracciones muy seguidas", "Uy mira a esa la tiene que estar doliendo ahora si no tiene la epidural"... vaya dos... ¿verdad?

Sobre las 22:30 horas empecé a notar mucha presión abajo y me dieron la feliz noticia de que estaba en dilatación completa! En seguida empezaron a prepararme y sin darme cuenta ya me encontraba empujando! Una cosa que recuerdo en comparación con el otro parto es que aquí podía mover bastante bien las piernas, con Hugo no podía moverlas nada, entonces sentí todo el proceso del parto. Empujar fue mucho más fácil y noté el momento exacto en que la cabeza salió! Es una sensación alucinante. No costó nada sacar al bebé, tan bien nos portamos las dos que no hizo falta darme episiotomía! Imaginaros que felicidad la mía al no tener que coserme nada!

Dimos la bienvenida a Amanda a las 23:05



 La recuperación ha sido asombrosa! Como se nota que es el segundo y que no tuve puntos, con Hugo los tuve y es un rollo el no moverte sin libertad o a la hora de ir al baño... eso si... ya estoy contando los días para poder empezar a hacer abdominales porque con el segundo ay ay ay. Si ya me quedaron pocos con el primero, no sé donde se han ido ahora jajajaja.

A día de hoy está muy sanota, ha engordado bastante así que bien porque puedo seguir dándole el pecho. Es una santa, duerme genial por las noches aunque alguna quiere fiestecilla. Pero sin cólicos ni nada. Y el hermano mayor está encantado con ella y me quiere ayudar en todo lo posible. Es a la primera que busca cuando se despierta y la última a la que desea buenas noches cuando se acuesta. Estoy orgullosa de él! Está siendo el mejor hermano mayor del mundo!



Y aquí me despido, sin saber muy bien cuando podré sacar una siesta en la que los dos duerman plácidamente, sin que tenga ropa que planchar, ni nada que limpiar y con no mucho sueño porque si no caigo rendida con ellos.

Un beso muy fuerte!!!!

PD: El día 23 fue mi cumpleaños... ¿os podéis creer que la noche en que cumplía me costó muchiisimo levantarme por la noche? Esto de la edad... ay ay ay